Fátima Mernissi

LIBROS DE FATIMA MERNISSI PUBLICADOS EN NUESTRA EDITORIAL

 

 

Fátima Mernissi
Marruecos a través de sus mujeres
5ª edición, revisada y aumentada
Traducido del francés por Inmaculada Jiménez Morell
La condición social de la mujer marroquí desvelada por esta conocida socióloga y feminista.

 
«Fátima Mernissi, que en varias ocasiones ha manifestado que el problema de la situación de la mujer en el islam es más político que religioso, ofrece una serie de entrevistas que, afirma, pretenden responder a la “captación de la realidad”…
»Y lo real es, a decir de todas las entrevistadas, excepto una, perteneciente al harén de una rica familia, de una dureza que sobrecoge. Los problemas a los que estas mujeres han tenido que enfrentarse desde niñas… giran en torno a dos puntos principales, uno relacionado con su sexo y el otro con el mundo exterior, y van desde la lucha por liberarse de un matrimonio impuesto durante la infancia a la necesidad de trabajar, por degradantes que sean las condiciones, para combatir la miseria».
Clara Janés, «Detrás del velo», El País, 17/2/1991
«La vida supera a la imaginación literaria. El enfoque sociológico se torna literatura a pesar de su cruda realidad. La obra no tiene desperdicio».
Ramón Acín, «A través de la mujer», Heraldo de Aragón, 28/2/1991
«La condición femenina vertida en historias de vida, desde dentro, por parte de una egregia intelectual marroquí. Y además, contado todo ello con la sencillez del diálogo y la amenidad de lo cotidiano».
Víctor Morales Lezcano, «La condición femenina en el mundo árabe», abc literario, 27/4/1991
«Las mujeres que hablan con Fátima Mernissi centran su vida en el acceso al propio espacio, al empleo y a la educación. Todas ellas se esfuerzan por una vida más digna. Solo una de las entrevistadas, Batul Yeluna, vive en un harén, y ese harén se va pintando en sus palabras con los colores del universo carcelario. Cárceles de mujeres todavía activas pero ya en vías de extinción. Las mujeres trabajan, centran su vida en ese derecho y, a veces, ya sea individualmente, formando parte de la pareja o por decisión familiar, emigran en busca de una vida tal vez mejor. En ningún momento esas palabras de mujer retratan seres dependientes… No se ven a sí mismas como seres débiles buscando la protección del llamado “sexo fuerte”».
Teresa Agustín, «Tierra desconocida», Papeles para la Paz, 1991
«Quebrar el silencio, bucear en las aparentemente inmóviles aguas del universo femenino, que la tradición islámica recluye en la esfera familiar, ha sido el propósito de la socióloga marroquí Fátima Mernissi al recabar el testimonio de un grupo heterogéneo de mujeres marroquíes.
»Sus voces, recogidas en este libro, muestran una realidad desconocida y desconcertante, el revés de la trama, de esa trama de una sociedad conflictiva como la de Marruecos de hoy».
Asunción Doménech, «Analfabeta y tutelada», El Sol, 27/9/1991
«Las mujeres marroquíes revelan sus percepciones de los problemas prioritarios y urgentes, que son casi siempre diferentes de aquellos que aparecen en los discursos masculinos. Al revelar su conciencia productiva y su capacidad innovadora, las marroquíes ponen en tela de juicio la versión oficial y manifiestan un distanciamiento claro con relación al discurso religioso dominante».
«Libros», Mundo Negro, enero 1992
«Es un conjunto de entrevistas elegidas por mí porque me gustan a mí, sencillamente. Es un libro lleno de subjetivismo. Los lazos afectivos que me unen a las mujeres entrevistadas son muy fuertes. Yo le he dado la palabra a las mujeres del silencio, las que se deslizan por la vida sin que nadie las vea o las oiga. Las que, antes y después de la independencia, se proletarizaron casi clandestinamente… Yo he hecho emerger el silencio de las campesinas y obreras, mujeres trabajadoras de las que solo se habla o aparecen en tiempos de elecciones…
»Lo que me enseñaron esas campesinas, obreras, videntes… es que las mujeres populares, las mujeres proletarias de Marruecos, están más avanzadas que las intelectuales y universitarias como yo, en el sentido de que tienen una idea más igualitaria de los sexos. Ellas representan en realidad los pilares de la familia, alimentan al marido y a los hijos, y son más fuertes que los hombres. A esas mujeres nadie les regala nada, si comen algo es gracias a su propio trabajo. Y la idea de que no saben nada porque son analfabetas es errónea: todas tienen sus creencias, su visión de la vida, y saben muy bien en qué consisten las relaciones sociales».
Fragmentos de la entrevista con Driss Bouissef Rekab, El País, 2/3/1991

Ficha técnica
sociedades, 2
año edición: 2007 (1989, 1ª ed.)
nº páginas: 256
tamaño: 21 x 12,5
peso: 320 g
pvp: 16 euros
isbn: 84-87198-61-9
ean: 978-84-87198-61-8

 

 

Fátima Mernissi
El miedo a la modernidad
Islam y democracia
Traducido del francés por Inmaculada Jiménez Morell
Una aportación de la pensadora marroquí al análisis del conflicto entre Islam y democracia, y el miedo a Occidente, al individualismo, a la libertad de opinión… todo ello en el marco del nuevo orden mundial establecido por la primera Guerra del Golfo.

 
«Aun sin contemporizar, sino todo lo contrario, con la brutalidad y estulticia de Occidente al tratar lo islámico (desde la incomprensión al bombardeo), plantea el meollo del actual desgarro musulmán: aceptar el individualismo, los derechos humanos, la democracia, o reprimirlo todo en nombre de Dios. Mernissi recalca en todo momento la relación inconsciente entre lenguaje y represión, entre raíces semánticas y miedo a lo imponderable, a la contradicción: sobre todo, miedo a la mujer, ese enemigo».


Miguel Bayón, «La mujer, ese enemigo», El País/Babelia, 18/7/1992
 

«La marroquí Fátima Mernissi es de las que creen que las libertades no llegarán al mundo árabe y musulmán en la punta de los rifles, cañones y misiles de un Estados Unidos desacreditado por su belicismo, su doble rasero y su desprecio por los derechos humanos de terceros. En estos momentos las dos ocupaciones ilegales de tierras árabes –la de Irak por Estados Unidos y la de los territorios palestinos por Israel– solo alimentan el odio y la desesperación, contribuyendo a dar consistencia a los argumentos de los islamistas más radicales y a ampliar su cantera de reclutas. Mernissi, por el contrario, piensa que las libertades solo pueden germinar en el mundo árabe y musulmán desde dentro, y que el papel de Occidente en ese proceso debería consistir en apoyar de modo comprometido a las sociedades civiles que emergen en su seno. De lo que tiene sed la gran mayoría de musulmanes no es de sangre, sino de libertad, justicia, dignidad y paz.
»Por último, Mernissi intenta, en Islam y democracia, desmontar la tesis que proclama la incompatibilidad entre esa religión y el menos malo de los sistemas políticos inventados por la humanidad».


Javier Valenzuela, «Un mundo sin miedos ni fronteras», El País/Babelia, 18/10/2003

 

«Cuando los europeos dicen que el islam no es compatible con la modernidad, ¿a qué islam se refieren: al de quince siglos de experiencias que abarcan desde Indonesia al Senegal, al de la modernidad del emir del Golfo, al del chófer del emir o al del emigrado palestino que trabaja para el emir? Creo que un musulmán sería un estúpido si no utilizase los beneficios que le reporta la modernidad: el teléfono, el fax, el ordenador, el coche; Jomeini utilizaba la casete; pero queda un espacio al que no llega esa modernidad: los derechos humanos…
»Es imposible utilizar a Mahoma para cerrar el paso a la democracia… si tomamos el período entre 622 y 632, el islam se muestra abierto a la igualdad entre hombre y mujer; éstas accedían a la mezquita y tenían el estatuto de discípulas del profeta. Si tomamos ese período es difícil hacer de la religión un instrumento que bloquee la democracia».


Entrevista con Francesc Valls, El País, 12/6/1992


«El islam fanático es un buen negocio que empezó en los años setenta: si querías lanzar mensajes fanáticos, podías encontrar muy fácilmente una editorial que los editara, sostenida por dinero saudí. Y Occidente conocía esto, pero estaba en contra de la democracia en el mundo árabe, porque la democracia nos identificaba como aliados del comunismo. De manera que los occidentales permitían y fomentaban el integrismo. Hay muchos hombres y mujeres progresistas en el islam que dicen: “Oh, ¿por qué tenemos que hablar de religión?; deberíamos, simplemente, defender nuestros derechos.” Pero yo personalmente no sé por qué debo dejar todo eso en manos de los fanáticos».
Rosa Montero, «Fátima Mernissi, la hija del Harén», El País Semanal, s.d.
«El islam se presenta en nuestro días como el bastión del despotismo fanático, donde la razón no tiene lugar. Yo quiero dibujar una imagen más matizada del islam.
»El obstáculo a la democracia no es el islam, sino su utilización por los déspotas para dar una legitimación sagrada a su barbarie… Declarar que el individuo y su libertad son supremacías ineludibles [añade] no es exclusivo de Occidente. Es el individualismo occidental, feroz y desvinculado, lo que Oriente teme».

 
José Antonio Marina, «La frase», El Mundo, 11/5/2003

Ficha técnica
sociedades, 3
año edición: 2007 (1992, 1ª ed.)
nº páginas: 296
tamaño: 21 x 12,5
peso: 350 g
pvp: 18 euros
isbn: 978-84-96327-29-0

 

 

Fátima Mernissi
El harén político. El Profeta y las mujeres
Traducido del francés por Inmaculada Jiménez Morell
Ameno y riguroso estudio de los orígenes de la misoginia imperante en determinados medios islámicos, en el que la autora muestra la manipulación de las palabras del Profeta por sus interesados exégetas.
 

«Fátima Mernissi (Fez, Marruecos, 1940) siempre ha creado polémica, por la simple razón de que toca problemas de fondo… En El harén político desmenuza el Corán y la historia personal y política de Mahoma para demostrar que el Profeta supuso un impulso de libertad y de seguridad para las mujeres: un aviso a las interpretaciones torticeras de los islamistas. Un texto altamente sugerente para quitarnos, en Occidente, de tanto tópico».

 
Miguel Bayón, «El harén político», El País/Babelia, 9/7/1999
 

«De modo semejante a quienes, en el seno del catolicismo, reivindican el cristianismo primitivo, Mernissi regresa al islam embrionario para indagar en la vida cotidiana del Profeta, cuál era su verdadera actitud hacia las mujeres, y si están fundados los argumentos que aún se esgrimen para mantenerlas sometidas… Pone especial cuidado en procurar toda la información necesaria para seguir los razonamientos expuestos, y en consecuencia resulta doblemente instructivo: como iniciación a una cultura y como aproximación crítica a las raíces de su organización social».


Hilde Romero, «El harén político», Lateral, 1999
 

«En El harén político, al restituir incisiva y audazmente al orden de la memoria colectiva, y por tanto del presente, el papel activo de las mujeres, Fátima Mernissi pone de relieve, por un lado, que la misoginia, lejos de ser consustancial al islam, enmascara o legitima poderosas posiciones, intereses y estrategias con esa máscara de la sacralidad (de lo intocable y lo incuestionable) con la que se embosca la opresión de todo tipo, y, por otro, que es imaginable una, ciertamente polémica y discutible, visión feminista del islam que, al tiempo que restituye la dignidad a las mujeres, amplía las posibilidades de la libertad, la igualdad y la solidaridad en los contemporáneos mundos musulmanes».


Enrique Santamaría, «Tiempos del islam», Archipiélago, nº 41, 2000

Ficha técnica
el collar de la paloma, 4
año edición: 1999
nº páginas: 272
tamaño: 21 x 12,5
peso: 340 g
pvp: 16 euros
isbn: 84-87198-54-6
ean: 978-84-87198-54-0

 

Fatna Aít Sabah
La mujer en el inconsciente musulmán
Traducido del francés por Inmaculada Jiménez Morell
Esta obra es un estudio sin precedentes en el mundo musulmán, donde la exégesis de los textos sagrados ha estado desde siempre reservada a los hombres, que se han servido de ellos para perpetuar la sociedad patriarcal.
 

«Según la autora, escondida tras un pseudónimo, la orientación masculinista del islam vinculado al poder habría acarreado una suerte de lucha secular contra el deseo carnal, delimitado por el Corán y sus intérpretes para vivir superándolo racionalmente…
»La autora recupera otra dimensión erótico-religiosa de la mujer… que pobló la mente, el inconsciente, el relato escrito y la tradición oral, una percepción de la mujer asociada a su dimensión omnisexual, cual la Demeter griega».


Víctor Morales Lezcano, El Cultural, 14/3/2001

Ficha técnica
el collar de la paloma, 5
año edición: 1999
nº páginas: 192
tamaño: 21 x 12,5
peso: 220 g
pvp: 15 euros
isbn: 84-87198-66-x
ean: 978-84-87198-66-3

FATIMA MERNISSI "IN MEMORIAM"

La reciente desaparición de esta relevante socióloga y feminista marroquí, que nos acompañó durante los primeros años de andadura de nuestra editorial, no solo por la publicación de algunos de sus libros más importantes (Marruecos a través de sus mujeres, 1989; El miedo a la modernidad. Islam y democracia, 1992; El harén político. El Profeta y las mujeres, 1999; y el menos conocido, al verse en aquellos años obligada a publicarlo con el seudónimo de Fatna Aít Sabah, La mujer en el inconsciente musulmán, 1999), sino también por la privilegiada relación que mantuvo con su traductora y editora, nos ha movido a publicar este blog en su memoria y para dar a conocer sus aportaciones fundamentales para una aproximación al islam en las antípodas de la lectura falseada e interesada del Corán que han impuesto las monarquías feudales del Golfo y sus acólitos integristas.

 

"Comenzar esta nota en recuerdo de Fatima Mernissi diciendo que su muerte me ha sorprendido —la muerte sorprende siempre, incluso a quien la está esperando—  suena a viejo, a manido… pero en el caso de Fatima no es un tópico: era tal su vitalidad, su presencia de ánimo, su risa franca, que parecía impensable que algún día desapareciera. Mi primer recuerdo de esta intelectual y activista social marroquí, me retrotrae a los años 90, a la IV Feria del Libro Feminista de Barcelona, cuando ya estábamos en tratos para publicar su primer libro en España: Marruecos a través de sus mujeres. La veo entrar majestuosa —una verdadera princesa oriental en medio de la austeridad feminista europea del momento— en la gran sala donde se celebraba la mesa redonda “Feminismo, fundamentalismo religioso y laicismo multicultural”, presidida por María Àngels Roque. Momentos antes había habido un incidente con unas jóvenes que se cubrían la cabeza con el velo islámico. Fatima comenzó su intervención diciéndose atemorizada ante la presencia de un gran crucificado que pendía de la pared: a su mente llegaba el eco de las persecuciones de la Inquisición, de las cabalgaduras de los cruzados… Con aplomo e ironía zanjó el malentendido religioso. Fueron años de colaboración, de complicidad, de publicación de libros: El harén político,  el Profeta y las mujeres; El miedo a la modernidad. Islam y democracia… Sala de los espejos del Círculo de Bellas Artes de Madrid, otro recuerdo remoto y vívido al mismo tiempo: en círculo, ella y un grupo de mujeres construíamos alborotadas, quitándonos la palabra de la boca, un puente entre España y la orilla sur del Mediterráneo. Un sueño, sí, pero un sueño necesario. Después, fue el reconocimiento de su altura intelectual, la publicación de nuevos títulos, el Príncipe de Asturias, las largas entrevistas en los medios más importantes del país. Y ahora esto: su desaparición. Larga vida a su recuerdo".

  

In memoriam Inmaculada Jiménez Morell, ABC, 1 de diciembre de 2015.

 

HABLA FÁTIMA MERNISSI

MARRUECOS A TRAVÉS DE SUS MUJERES


«Es un conjunto de entrevistas elegidas por mí porque me gustan a mí, sencillamente. Es un libro lleno de subjetivismo. Los lazos afectivos que me unen a las mujeres entrevistadas son muy fuertes. Yo le he dado la palabra a las mujeres del silencio, las que se deslizan por la vida sin que nadie las vea o las oiga. Las que, antes y después de la independencia, se proletarizaron casi clandestinamente. (...) Yo he hecho emerger el silencio de las campesinas y obreras, mujeres trabajadoras de las que sólo se habla o aparecen en tiempos de elecciones. (...)
»Lo que me enseñaron esas campesinas, obreras, videntes... es que las mujeres populares, las mujeres proletarias de Marruecos, están más avanzadas que las intelectuales y universitarias como yo, en el sentido de que tienen una idea más igualitaria de los sexos. Ellas representan en realidad los pilares de la familia, alimentan al marido y a los hijos, y son más fuertes que los hombres. A esas mujeres nadie les regala nada, si comen algo es gracias a su propio trabajo. Y la idea de que no saben nada porque son analfabetas es errónea: todas tienen sus creencias, su visión de la vida, y saben muy bien en qué consisten las relaciones sociales».

Fragmentos de la entrevista con Driss Bouissef Rekab, El País (2/3/91)

 

EL MIEDO A LA MODERNIDAD: ISLAM Y DEMOCRACIA


«Cuando los europeos dicen que el islam no es compatible con la modernidad, ¿a qué islam se refieren: al de quince siglos de experiencias que abarcan desde Indonesia al Senegal, al de la modernidad del emir del Golfo, al del chófer del emir o al del emigrado palestino que trabaja para el emir? Creo que un musulmán sería un estúpido si no utilizase los beneficios que le reporta la modernidad: el teléfono, el fax, el ordenador, el coche; Jomeini utilizaba la casete; pero queda un espacio al que no llega esa modernidad: los derechos humanos. (...)
»Es imposible utilizar a Mahoma para cerrar el paso a la democracia. (...) si tomamos el período entre 622 y 632, el islam se muestra abierto a la igualdad entre hombre y mujer; éstas accedían a la mezquita y tenían el estatuto de discípulas del profeta. Si tomamos ese período es difícil hacer de la religión un instrumento que bloquee la democracia».

Entrevista con Francesc Valls, El País (12/6/92)



«Durante la guerra [primera Guerra del Golfo], los pueblos árabes han visto que los Estados no los representan, que la actitud de los gobernantes no tiene nada que ver con sus deseos y necesidades. La tragedia de esta situación, la gran pregunta, consiste en discernir qué es el Estado y qué es el pueblo en relación al Estado. (...) [la guerra] Ha sido el detonador del nacimiento de la democracia en el mundo árabe. Ha levantado el velo oficial. Se ha visto, a través de la CNN, lo que es un Estado árabe: un aparato divorciado de las masas, de sus peticiones, ineficaz (...); que gasta su dinero en armamento que no defiende a nadie, como se ha visto; y que resulta ridículo en el escenario internacional. (...) Resumiéndolo en una idea, la guerra del Golfo ha supuesto la desacreditación del Estado árabe.
»Durante la guerra, las mujeres de Argel, Túnez y Rabat fueron las que salieron a la calle para gritar en favor de la paz y la democracia, espontáneamente, sin seguir la órdenes de partidos ni gobiernos. (...) Terminada la guerra, se han organizado en un movimiento asociativo propio, desligado de los partidos políticos. (...)
»Así es, el integrismo no son (...) unos grupos de barbudos, es mucho más que eso. Es el dinero del petróleo, que los países explotadores ponen a su servicio para poder mantener su monopolio. Hay unas familias que están absorbiendo todos los beneficios del petróleo, que controlan las fuentes de energía y, para mantenerse, necesitan detener el proceso democrático. Eso explica por qué son asesinados quienes se manifiestan a favor de la democracia, como Farag Fuda, a quien mataron el 8 de junio en El Cairo. (...) En el mundo árabe se va a asistir a una liquidación sistemática de quienes reivindican la libertad y ponen en entredicho las monarquías del petrodólar».

Entrevista con Luis Mario Arce, La Nueva España (10/7/92)

 

EL MIEDO ES LA FRONTERA QUE SEPARA AL HOMBRE DE LA MUJER

 

«La palabra clave es la frontera y el miedo. Occidente tiene miedo al islam, los hombres tienen miedo de las mujeres. Contra esto se crean dobles barreras: el visado en la frontera que separa los del sur de los del norte. Y, dentro del Magreb, el espacio público, reservado a los hombres, del privado en el que se confina a las mujeres a la obediencia. (...) El transgresor ha de saltar tres obstáculos a la vez: la frontera del país, la de su diversidad cultural y la de clase inferior y reprimida.

»–¿Cuál es su propuesta?

»–Es tan tonta como simple. En vez de cerrar fronteras, pedir visados, armarse hasta los dientes y dar lugar al nacimiento de nuevos fascismos europeos, bastaría con invertir en educación. La educación de la mujer en el mundo árabe se ha revelado como el método anticonceptivo más eficaz. Allí donde ha fracasado la píldora gratuita, impuesta despóticamente en muchos casos y como tal rechazada, triunfa el control de la natalidad basado en la alfabetización y la cultura».

 

María Asunción Guardia, La Vanguardia (11/6/1992)